Páginas

Como montar el negocio de un huerto ecologico en tu ciudad



Cada vez más las modas y las tendencias más 'cool' se cruzan con la ecología y las practicas sostenibles. Ya no hace falta salir al mundo rural para encontrar un hortelano. Y en este nuevo escenario el hortelano puede acudir a su parcela de cultivo en traje después de una dura jornada de oficina.
Varias iniciativas ofrecen en diferentes ciudades españolas la posibilidad de alquilar un huerto urbano por precios que oscilan desde los 25 hasta los 60 euros, dependiendo de la superficie y el emplazamiento. Reduce el estrés y permite disfrutar de alimentos libres de químicos y cultivados por uno mismo. Esta satisfacción se ha convertido ya en una moda en algunos círculos de las grandes ciudades españolas.

En la localidad madrileña de Tres Cantos, la Asociación de hortelanos tricantinos dispone de parcelas de 40 metros cuadrados (8 x 5 metros) al servicio de aquel que quiera aprender o poner en práctica la agricultura ecológica.

Intercambio de experiencias

"Somos un conjunto de socios que, ubicados en Tres Cantos, fomentamos la agricultura ecológica, mediante huertos urbanos, libres de productos químicos nocivos y respetando el medio ambiente", aseguran en su página web.
Según aseguran, cada socio cultiva su propio huerto y entre ellos intercambian conocimientos, semillas y experiencias. La asociació dispone de 56 huertos dotados de agua, y un arboreto de frutales de 2000 metros cuadrados regados exclusivamente por sistema de goteo.
En el ensanche de Alcorcón, Los Huertos también ofrece parcelas cultivables con métodos de agricultura ecológica. "Nuestra finca esta creada para que nuestros asociados disfruten en su tiempo libre de la naturaleza y de los alimentos sanos y saludables que ellos mismos cosechan", dicen en su página web.

Huertos comunitarios

En Los Huertos, además, están llevando a cabo el proyecto Tu gallina ecológica, que te permite, por un precio de 16 euros la gallina y nueve de mantenimiento mensual, disfrutar de los huevos ecológicos que produzcan los animales.
Pero el movimiento no se ciñe a Madrid. Cerca de Barcelona, en Gavá, Huertos de Ocio dispone de parcelas de 50 metros cuadrados, a las que llaman huertos familiares. Según informan en su web su función "no se centra en la productividad, sino sobretodo en el entretenimiento que conlleva cultivar un huerto".
Además de estas iniciativas, en diversos puntos de España se están desarrollando lo que se han llamado huertos comunitarios. En este caso, los vecinos utilizan pequeñas parcelas dentro de los barrios de las grandes ciudades que están en desuso. Esta práctica se ha importado de otras ciudades como Nueva York o Berlín, donde los movimientos ciudadanos ligados a la agricultura ecológica cobraron mucha visivilidad hace ya más de un lustro.