Páginas

¿Qué es un plan de negocios para emprendedores?

El plan de negocio es un documento escrito que tiene cuatro finalidades:

• Establecer los motivos por los que la idea empresarial tendrá éxito, identificando la necesidad

de mercado que satisfará y los aspectos en que se diferenciará o innovará con respecto

de la competencia.


• Confirmar que se trata de una oportunidad real de negocio, valorando los clientes potenciales

que estarán dispuestos a adquirir el nuevo producto-servicio.

• Convertir la idea en un proyecto empresarial viable, estableciendo los pasos que deberán

realizarse para que sea viable tanto desde el punto de vista técnico, como comercial, económico

y financiero.

• Obtener la financiación necesaria para iniciar el negocio, presentándolo ante socios potenciales,

entidades financieras y organismos oficiales.

Su lectura tiene que permitir a un tercero comprender perfectamente:

• La actividad que desarrollará y el mercado al que se dirigirá.

• Las razones por las que puede ser un negocio.

• La tecnología o sistema que utilizará para realizar el producto o servicio que ofrecerá y como

se diferenciará de la competencia.

• Los recursos (humanos, materiales e inmateriales) que necesitará.

• Las acciones que desarrollará para conseguir las ventas estimadas.

• El resultado que obtendrá.

El plan de negocio no es un documento oficial que deba respetar un formato prefijado. No obstante,

para que no se quede ningún aspecto importante en el tintero y para que un tercero

pueda leerlo y comprenderlo sin dificultad, se recomienda seguir el siguiente índice:

• Resumen ejecutivo.

• Identificación del promotor y socios.

• Análisis de las ideas de negocio.

• Análisis del producto-mercado.

• Finalidad de la empresa.

• Plan comercial.

• Plan técnico-productivo.

• Plan de recursos humanos.

• Plan de inversiones, financiación y calendario lanzamiento.

• Plan económico-financiero.

Las recomendaciones al redactar el plan de negocio son:

• Obtener la máxima información posible, antes de iniciar su redacción.

• No saltar el orden del índice propuesto, ya que aporta claridad a la exposición.

• El plan no debería superar las 30-40 páginas, incluidas el resumen ejecutivo, permitiendo

así una lectura fácil y centrada en los aspectos relevantes.

• Utilizar los anexos para añadir información que se considere de in terés, como planos, dibujos,

estudios de mercado,...

• Usar palabras, a ser posible, no técnicas al describir productos y procesos. Los esquemas,

gráficos y dibujos ayudan a su comprensión.