Páginas

Nueva idea de negocios de las Lavanderías autoservicio

La crisis y las nuevas necesidades sociales han traído un nuevo negocio a Zaragoza: las lavanderías autoservicio. En los últimos meses han abierto al menos tres y está prevista la apertura de nuevos locales. Estos espacios son habituales en otros países y aquí han dejado de ser una rareza.

En Zaragoza hay al menos tres lavanderías autoservicio: una en el paseo de Calanda (que abrió en 2011, de la empresa Colada Expres) y dos en Conde de Aranda, que se instalaron el año pasado (una de Colada Expres y otra de Kwl-Aqua). Además, Colada Expres va a abrir otra en la calle Sixto Celorrio, en el Arrabal, y está estudiando otros puntos.


Estos locales ofrecen precios más baratos que las tintorerías de toda la vida y poco a poco van ganando nuevos clientes. Por 5 euros (4 de lavado y 1 de secado) se puede hacer la colada en los locales de Colada Expres. En los de Kwl-Aqua, el lavado y secado vale 6 euros.

Estas lavanderías (y otras que proliferan por España de otras empresas como LavaXpres) comparten el modelo de negocio: son locales abiertos todos los días del año con un horario amplio (de 9.00 a 22.00), sin personal y en los que el cliente solo tiene que llevar la ropa y las monedas para las máquinas. Se puede esperar en unas sillas a que termine la lavadora o ir a dar un paseo y volver luego a por la ropa.

Perfil de cliente
"Llevamos tres años con el negocio. Empezamos en Valencia y nos hemos extendido por España. En principio, las lavanderías estaban pensadas sobre todo para inmigrantes, porque en sus países es habitual, salvo chinos y rumanos, que no las usan", cuenta Dioni Mengual, gerente de Colada Expres, que cuenta con 48 locales en España y anuncia la próxima apertura de al menos ocho más. Las lavanderías se ubican generalmente en barrios populares y con mayor concentración de población inmigrante, como Delicias, el Casco Histórico y el Arrabal, en Zaragoza.

"Pero nos hemos dado cuenta de que cada vez las usan más gente. Hay personas con dificultades económicas, que no pueden comprar una lavadora o asumir el pago del agua y la luz. Y también viene mucha gente a nuestras lavanderías porque ofrecemos un servicio cómodo y ecónomico, por ejemplo para lavar edredones u otras prendas grandes", apunta Dioni Mengual.

"Es la primera vez que vengo. He traído un edredón de plumas, porque en la lavadora de casa no me cabe. En una tintorería normal me cobran 20 euros y aquí por 5 euros me lo llevo limpio y seco", comenta Lola, una clienta, haciendo tiempo en el local de Colada Expres en la calle de Conde de Aranda.